12 jun. 2008

Buenos enfoques mal planteados y viceversa


He colgado varios reportajes de Carmen Morán como ejemplos de buenas prácticas. Hoy me temo que le tengo que dar un tirón de orejas. El siguiente reportaje, La violencia de otro género también duele, es muy peligroso, porque mezcla dos cuestiones completamente diferentes. La violencia contra las mujeres no es de género porque ataque al género al que pertenecen las mujeres. La etiqueta "género" no sirve para definir a las víctimas sino para explicar que lo son por el hecho de ser mujeres. El machismo es la causa estructural que hace que la violencia contra las mujeres sea una lacra terrible y sin parangón en todo el planeta.

Tenemos también a mujeres que maltratan e incluso matan a sus compañeros. Es una realidad terrible. También es terrible que los hombres se sientan avergonzados a la hora de denunciarlo. Pero no confundamos las cosas: eso no es consecuencia del hembrismo sino también del machismo. Es el modelo de masculinidad tradicional el que les lleva a avergonzarse. Por tanto, no se puede considerar que la que ejerce una mujer hacia un hombre sea violencia de género, porque no se enmarca en una situación de desigualdad global en la que los hombres se encuentran más desprotegidos y discriminados en todas las facetas de la vida.

Por ello, me parece muy peligroso el titular y me extraña que alguien como Morán no tenga claro el tema. Sin embargo, como buena periodista, acude a fuentes diversas y así consigue que Hilario Sáez y Miguel Lorente aporten claves que refutan el enfoque. Además de la confusión respecto a la violencia de género, me preocupa mucho un estereotipo misógino muy recurrente que oigo constantemente a mi alrededor y que se aprecia en el reportaje: las mujeres no pegaremos tanto pero maltratamos psicológicamente porque somos insoportables, histéricas, chantajistas... Hemos de rebelarnos ante semejantes ataques.

Por otro lado, sé que no es bueno solapar dos reportajes, pero ayer se publicó otro con miga que no quiero que quede en el olvido. En este caso es un poco al revés: si Carmen Morán convierte un enfoque cuestionable en un reportaje completo y con diversidad de opiniones, el reportaje de Natalia Junquera me parece el ejemplo de un buen enfoque mal resuelto. Por qué es mejor dar el dinero a las mujeres aborda un tema apasionante: la igualdad como motor de desarrollo. Sin embargo, cada frase suya contiene conceptos criticables. Habla de "ayudar a las mujeres" en vez de referirse a la justicia social o al empoderamiento (concepto que sólo aborda para tacharlo de difuso).

Perpetúa unos cuántos estereotipos por no dejar claro que el género es una construcción social: nos considera más fiables, nos desvivimos por la familia, etc. Tampoco los hombres salen bien parados, porque los exime de toda responsabilidad. Es decir, está claro que limitar a las mujeres al trabajo reproductivo supone limitar el desarrollo económico y social. Pero en el reportaje se propone darles dinero porque los hombres se lo gastan en bebida. ¿Por qué no se plantea entonces que el actual modelo de masculinidad limita el desarrollo económico? Plantea soluciones para las mujeres pero no para los hombres. Como siempre, somos nosotras las que nos tenemos que mover para cambiar la sociedad y que la economía avance. Me parece un buen ejemplo para recordar la importancia que tiene apostar por un cambio de actitudes de los hombres tanto como por el empoderamiento de las mujeres.

11 comentarios:

June Fernández dijo...

Resulta que en la misma página un autor (y hombre, qué bien) da la respuesta a lo de la violencia de género: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Ataques/distintos/elpepisoc/20080612elpepisoc_2/Tes/

La frase clave: "Los casos de violencia de mujeres a hombres no son violencia de género porque no están arraigados en un modelo social de dominación que es la causa y contribuye a mantener esa violencia"

Anónimo dijo...

El reportaje de Carmen Morán aborda un tema que no suele ser frecuente: plantear que la violencia que sufre el hombre por parte de la mujer sea también violencia de género.

Digamos que nos encontramos con 2 visiones: los que consideran que esto no es así porque como dices, Jone, “no se enmarca en una situación de desigualdad global en la que los hombres se encuentran más desprotegidos” y los que consideran, como la ex decana de los jueces de Barcelona, María Sanahua, que en ambos casos podemos hablar de violencia de género porque “ellas no usan el músculo, sino la cabeza, pero tratan de hacer lo mismo”.

Yo me incluyo entre los que apuestan por esta segunda opción.

La sociedad patriarcal y machista en la que vivimos hace que la violencia que sufren las mujeres sea una de las mayores lacras, pero también hace que los hombres maltratados por sus mujeres se sientan tan desprotegidos, y en algunos casos más, que esas mismas mujeres. Por eso, pienso que el origen de la violencia se enmarca en ese machismo que somete a mujeres y hombres.

Reconocer esto no oculta que la violencia que sufre la mujer no encuentra el mismo respaldo social que la violencia que ejerce el hombre. Pero, cuidado, el hombre maltratado ¿sufre ese respaldo social? Creo que no. El único que encuentra “apoyo social”, aunque cada vez es menos afortunadamente, es el hombre maltratador.

Yo no acabo de ver una diferencia tangible entre mujer y hombre maltratado. Su origen, desde mi punto de vista, es el mismo. Ambos se encuentran desprotegidos, en muchos casos sufren en silencio, no encuentran apoyo social…. Son víctimas del machismo.

Eso sí, las penas que se impondrán a un hombre maltratador será diferente a la de una mujer maltratadora. ¿Es esto trabajar por una auténtica igualdad?

June Fernández dijo...

No veo dos visiones por ningún lado. La violencia de un hombre contra una mujer está "arraigado en un modelo social de dominación que es la causa y contribuye a mantener esa violencia". Es que no se puede expresar mejor y es incuestionable. Cuando una mujer pega a un hombre no es un acto arraigado en tal modelo, sino todo lo contrario. Es una aberración para el machista que un hombre pueda permitir ser pegado por una mujer.

Que un hombre no denuncie por vergüenza es una consecuencia del modelo de masculinidad machista (yo también lo decía) pero en ningún caso es violencia de género, porque no forma parte de una estrategia global de dominación y discriminación a los hombres. Es que no entiendo cómo se puede cuestionar algo tan básico y con 70 mujeres asesinadas al año encima de la mesa. De verdad que no lo entiendo, David.

Un hombre maltratado tendrá tan poco o menos apoyo, pero es que las mujeres no nos enfrentamos sólo a la violencia de nuestra pareja sino a la de todo el sistema machista. Y la violencia de baja intensidad en pareja (que el marido te desautorice para hablar de política, por ejemplo) está completamente normalizada. A los hombres también les perjudica el sistema machista, y me parece bien que así lo denunciéis. Pero cuando os pasáis de miraros el ombligo y os sentís tan víctimas como nosotras -asesinadas, violadas, explotadas, precarizadas, humilladas a diario-... Me niego. Así no quiero saber nada de vuestros problemas. El movimiento de hombres por la igualdad ha de tener como prioridad la justicia social hacia las mujeres y el feminismo como referente máximo. Y me consta que lo tiene, como muestra este reportaje.

Las declaraciones de María Sanahua son misóginas. Usan la cabeza. Como si el maltrato psicológico fuera tan o incluso más frecuente en mujeres que en hombres. ¿Tratan de hacer lo mismo? ¿Pero en qué mundo vive? El discurso de referencia es el del feminismo, que es la vanguardia que ha hecho reaccionar a una justicia impasible ante el asesinato de mujeres. Así que Sanahua no es para mí ninguna referencia.

No entiendo que en esta Red se cuestione al feminismo como referencia máxima. Así que no es mi punto de vista, sino la del único movimiento social que hasta el momento ha hecho algo por visibilizar y denunciar la violencia machista. Y resulta que los hombres por la igualdad están con las feministas, no con el sistema judicial patriarcal.

El lenguaje está para comunicar. Hablar de violencia de género es confuso porque da a entender que el origen estructural es un hembrismo que no existe y que los misóginos utilizan constantemente para deslegitimar la lucha por la igualdad.

David Lozano dijo...

Tienes palabras muy duras para un comentario, June.

1 No equiparo la violencia que sufre el conjunto de la mujer con la que sufren algunos hombres. Simplemente no niego que existen ambas realidades. Cada una con su dimensión, pero existen.

2 Creo que dejo claro que el origen estructural de la violencia que sufren algunos hombres es el propio machismo.


3 Me acusas de misógino. Sinceramente, te estás confundiendo y hasta me siento agredido.

4 Entiendes que estoy a favor del sistema judicial patriarcal. Ver para creer.

5 70 mujeres asesinadas a año. ¿Quien está negando esta lacra?

6 Ah y sí, me niego al pensamiento único.

Lo dicho, June, creo que comentarios tan agresivos no contribuyen a la participación en este foro.

June Fernández dijo...

La equiparas cuando opinas que la otra también es violencia de género. En ningún momento te acuso de misógino. Califico de misóginas las declaraciones de la jueza y describo que representa al sistema judicial patriarcal. Eso no implica llamarte misógino y partidario del patriarcado, sino una invitación a que te replantees tu acuerdo con esas declaraciones de la jueza. Ves ataques personales cuando lo que he hecho ha sido refutar los argumentos que defienden que la violencia contra los hombres es de género.

No digo que nigues esa lacra. Digo que es suficientemente grave como para tener un poco más de tacto. Porque decir que ambas son violencia de género son equipararlas.

Yo me niego al relativismo.

No he pretendido ser agresiva. Creo que sólo he defendido con pasión mis planteamientos. Si te he faltado al respeto, lo siento.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Mucha miga.
Voy a saltarme ese rifirrafe y voy solamente a la entrada de June con esos dos reportajes, que no me parecen malos reportajes.Muestran dos mundos de los que sabemos poco porque no están a diario en los medios de comunicación. Van ambas periodistas y quitan la sábana para que veamos el mueble.
No estoy de acuerdo en que sean tan nefastos. El primero de ellos dice ‘Esto es lo que hay’ y las fuentes que trae muestran una realidad prismática y una sociedad que no está de acuerdo en algo fundamental: en qué es delito y cómo debe castigarse.
Contar eso no convierte a la reportera en cómplice de las voces que trae, que no son su voz.
Y esto vuelve a suceder en el segundo reportaje. Esas frases como que los hombres se gastan el dinero en alcohol mientras que ellas arreglan el tejado, no se las ha inventado la reportera. No es ella la que habla, sino que cuenta lo que dicen las personas a quienes se ha dirigido y la realidad social es que son las mujeres quienes cuidan de la prole. No te cuento ya en los países pobres.
Creo que no podemos pretender que todos nos den la razón y debemos escuchar a quienes tienen otras razones. La limitación a esa recomendación está en la defensa de los derechos humanos. Se puede criticar las políticas contra la violencia de género, lo que no se puede es maltratar ni negar o minimizar la evidencia.

Clara Fraile dijo...

Tela marinera. "Esto es lo que hay", dice Lucía. "Mal que nos pese", añado, y seguro que pensamos muchas de las personas que nos reunimos aquí. Resignación, tampoco.
June, te veo susceptible y me gusta, eso es que estás muy alerta. La verdad, es que ya hemos dejado pasar demasiadas cosas. Yo, al menos, en mi pequeño ámbito he decidido que ya basta en muchos sentidos. Como ser humano, madre y periodista, no voy a dejar pasar "ni una", porque creo que la tibieza, la pasividad y el sálvese quien pueda no contribuyen a mejorar nada.
Desde luego que los hombres son víctimas de "un modelo social de dominación que es la causa y contribuye a mantener esa violencia", que ellos han acuñado, y muchas mujeres apuntalado, eso también, por desgracia, hay que reconocerlo. Y lo dejo en pasado, aunque debiera estar escrito en gerundio. Ah, y que hay mujeres agresoras, dañinas, criminales, vengativas, etc. Claro que utilizan otras armas distintas de la fuerza física, qué descubrimiento. Y que algunas ejercen el victimismo, y que otras abusan de cierta posición ventajosa de salida para obtener la custodia de los niños y quedarse con la casa en un divorcio… Cierto, o ¿no? Sonroja pero sucede. ¿Qué sea una reacción lógica, que viene a ser como si su pareja lo mereciera? No seré yo quien entre a juzgar.
¿Violencia de otro género? Carmen Morán quizá ha querido hacer un titular con gancho. No olvidemos que género también es "tipo", "clase". Prefiero concederle el beneficio de la duda, porque me encanta su trabajo en general.
La opresión del sistema patriarcal no lo justifica todo, pese a lo perversa que sea. Lo importante es que hombres y mujeres tomemos conciencia de lo perjudicial que puede llegar a ser, de cuánto puede coartar la libertad de todas las personas. Mientras, nosotras tenemos mucho más trabajo, eso es indudable. La situación de partida de los hombres sigue siendo privilegiada respecto a la nuestra. ¡Ánimo, compañeras! Y ánimo también a todos aquellos hombres conscientes de este problema que evidentemente nos perjudica a todos.

P.D: No podemos dejar que el debate se trivialice por las declaraciones de los políticos.

ITU dijo...

uauau!! que interesante, yo no soy periodista pero me colé, que es algo que me gusta mucho hacer.
Un apunte sobre violencia de genero, si alguien quiere hablar de la violencia de genero hacia "hombres" (cuerpos asignados como hombres) por favor que hable de los maricas, trans que sufren violencia
pero lo siento mucho, estos chicos progues que ponéis al mismo nivel el maltrato del ámbito domestico (que es de lo que estáis hablando cuando estáis hablando de violencia de género) es mear fuera del tiesto.
Lo siento, se que puede molestar, no es mi intención...jo pero la verdad es que muchos tíos lo primero que hacéis es victimizaros y hacer una traducción perversa de como os afecta el sexismos ( ala!! a las mujeres les pegan pos a nosotros también!!)..y no ..eso es simplista y muy peligroso..es peligroso David, porque es MACHISTA y estáis en una red por la igualdad...de todas formas muchas veces se mete la pata y no pasa nada se aprende y ya está..
si quieres trabajar como os afecta a los tíos el machismo, un par de apuntes, tal vez poner el acento en como los tíos se matan en las carreteras por una unión masculinidad-peligro-velocidad... el tema de estar socializados desde el analfabetismo emocional... la falsa autonomía que esconde la dependencia total de mujeres que cubren sus necesidades y sobre todo la dificultad de romper con la categoría de "hombre", "hombre" como el trinunfador, el orador, el buen jugador de futbol...y la frustración derivada de no cumplir la expectativa...bueno son algunos apuntes..ke kada kual lo vea desde donde kiera

Ahora bien..hablar así de violencia de genero y pensar que eso se traduce a los tíos como a las tías que os pegan y os machacan psicológicamente (que puede pasar pero NO es violencia de género)..me parece un tanto tendencioso

a!! y el ultimo año fueron 118 (si contamos las violadas y las asesinadas por desconocidos)

Animo con vuestra tarea peña!!!

Espero que se entienda desde la aportación y no se vea un ataque porque no lo es..
Muxus

Anónimo dijo...

Hola. Soy David, aunque no sé por qué no me es posible entrar con mi nombre.

La verdad es que si todas y todos los que participamos en este foro coinciden en calificar como no muy "afortunado" (por ser suave) un comentario, en esta ocasión mío, no me cabe sino pensar que además de "desafortunado" es "equivocado". A las compañeras de la red ya se lo he hecho llegar. Cuando comencé a participar en la red apunté como uno mis principales objetivos "aprender, aprender y aprender". Queda demostrado que mucho me falta... pero estoy en ello eh?
A partir de ahora os aseguro que mis intervenciones o comentarios intentarán ser más reflexivas.

Ah, y a June le mando un beso de los fuertes.

June Fernández dijo...

Muchas gracias, David. No había leído este comentario y me ha alegrado la mañana. Otro beso enorme para ti.

Anónimo dijo...

Supongo que conoceis el principio de "falsabilidad", formulado por Popper y reconocido hoy universalmente como exigencia de cualquier teoría que pretenda ser científica.

Si alguien pronostica que "mañana hará buen tiempo, o mal tiempo o un tiempo regular", es seguro que tal pronóstico va a acertar. Lo mismo sucedía con el médico del chiste: "La enfermedad que tiene se llama 'loubín' y se caracteriza porque si está de sanar sana, y si está de morir se muere. Son doscientos euros". Resulta imposible imaginar siquiera una circunstancia en que un pronóstico así no acierte. Se trata de "doctrinas blindadas", a las que es imposible derrotar con los hechos.

Las religiones son siempre un perfecto tipo de "doctrinas blindadas": "si haces un sacrificio a Apolo, sanarás, excepto en el caso de que Apolo quiera que le hagas más sacrificios".

Según lo que aquí leo, si un hombre asesina o golpea a una mujer, entonces ello se debe al machismo. Si una mujer asesina o golpea a un hombre, entonces también es debido al machismo.

Pase lo que pase, entonces, la explicación es siempre la misma: el machismo.

Lo mismo vemos aplicado a mil y una cosas: si en unos paises el número de mujeres universitarias es inferior al de hombres, la explicación es el machismo; pero en otros (como el nuestro) el número de universitarias es superior al de universitarios. ¿Explicación? El machismo, of course.

Las mujeres cobran menos de media que los varones, Ello se debe, claro, al machismo. Los estadísticos han descubierto que ya en España, entre los menores de 35 años, la hora de trabajo femenina se cotiza un 5% más que la masculina. Pero seguro que, desde las teorías de género, podemos argumentar que ello se debe al machismo.

El sistema gramatical del español se caracteriza porque el género no marcado es el masculino. Se trata --nos aseguran-- de un reflejo del machismo de los hablantes. La tipología lingüsítica enseña que hay lenguas con sistema de géneros gramaticales en los que el femenino es el género no marcado; se trata de sociedades terriblemente patriarcales, por lo que --oh sí-- también es el machismo el responsable de que el femenino sea el género gramatical no marcado.

¿Qué tendría que pasar para que no puidera ser explicado como una consecuencia del machismo? Inútil buscar: las teorías de género están perfectamente blindadas a los hechos.

Y, como siempre sucede con las religiones, desde estos presupuestos blindados se pretende hacer ingeniería social.




Semejante forma de razonar huele de lejos a "teoría blindada": podemos explicar con la misma teoría un hecho y su contrario. Y esto, como bien explico Popper, es la cualidad esencial de las doctrinas no científicas.

¿Podríais decirme qué tendría que suceder para que s


¿Sabeis lo que significa