19 ago. 2010

Estamos de luto


Ha fallecido un compañero muy querido de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género, Luis María Otero, miembro de la red argentina PAR. Quienes le conocimos nos contagiamos de su arrolladora energía. Era el único hombre comprometido con la Red Internacional: un trabajador incansable que se volcó a fondo, entre otras tareas, en la redacción de los comunicados urgentes ante la vulneración grave de los derechos de las mujeres periodistas.

Era tal su entrega y pasión por la comunicación no sexista que se le perdonaba el masculino defecto de tender a intervenir en exceso. Se le aceptaba porque, a diferencia de otros hombres que entran en el ámbito del género como elefantes en una cacharrería, el lleva años de trayectoria en la que ha demostrado su inagotable afán por aprender de las compañeras feministas desde el respeto y el cariño. Frente a otros hombres, él nunca se sintió excluido porque hablásemos en femenino, nos declarásemos feministas o hablásemos de los derechos de las mujeres. Él creía en la necesidad de los hombres de sumarse al feminismo, sin dejar de priorizar por ello la agenda de de los derechos de las mujeres.

Maite y yo pasamos momentos muy bonitos con él en Bogotá. Nos preguntaba con encendido interés sobre la política vasca y nos hablaba con igual entusiasmo sobra la política argentina. Como coordinadores internacionales, pasamos largas horas codo con codo redactando informes mientras la mayoría de asistentes se iban a bailar. También hubo tiempo para brindar con ron y echar algún bailecito. Ya de vuelta, mostró su generosidad incondicional al ofrecerse a apoyarnos en nuestros nuevos proyectos a partir de su experiencia como editor de Urbanas en Red.

Nos cuesta muchísimo imaginarnos los próximos encuentros de la Red Internacional en 2011 en Casablanca sin ver su figura imponente, siempre con su chaleco azul y las deportivas, a menudo con la infusión de mate en la mano. Faltará su vozarrón en los debates, sus risotadas en los descansos, su expresión bonachona. Estés donde estés, te queremos mucho, Luis, y no te olvidaremos. Un abrazo muy fuerte de parte de todas a su compañera sentimental Silvina Molina, y al resto de las compañeras de la Red PAR.

1 comentario:

Maite Asensio dijo...

Eskerrik asko, June, por expresar tan bien el sentir de quienes conocimos a Luis. Me van llegando más recuerdos de Bogotá, como cuando asentía enérgicamente con la cabeza mientras Moni y tú hablabais de trata. Me quedo con su pasión, y como no, con su sonora (y sorora) carcajada.
Un abrazo a las compañeras de PAR, y especialmente a Silvina.
Maite