14 ene. 2009

17 años de cárcel por un asesinato machista


Uno de los preceptos fundamentales que aparecen en casi todos los decálogos sobre el tratamiento periodístico a aplicar al escribir sobre violencia machista, es el de destacar si ha habido una sentencia condenatoria y el castigo que ésta impone. Por otro lado, si al conocer que ha ocurrido un asesinato, sabemos que el presunto agresor ha sido detenido, lo recomendable es titular con la detención, no con el homicidio. Con todo ello, se evita que exista la percepción social de que los delitos por violencia de género quedan impunes. Esto podría actuar como un elemento disuasorio para agresores potenciales, y ver que la policía y la justicia actúan podría animar a las víctimas a denunciar su situación.

EL CORREO ha publicado una breve noticia para difundir la condena de 17 años de cárcel impuesta a un hombre que asesinó a su ex pareja en el 2005. Creo que hay que reconocer que, cuatro años después, se hagan eco de ello. La parte negativa es que en ningún momento se introduce el concepto de violencia contra las mujeres, de género, machista o sexista. Esto propicia que este tipo de crímenes se perciban como sucesos aislados y extremos, y no se relacionen con las desigualdades que sufrimos las mujeres en todas las esferas de la vida.


El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de 17 años y 9 meses de prisión para el asesino de Ofelia Hernández, la mujer de origen guatemalteco acuchillada por su ex compañero sentimental el 15 de enero de 2005 en Durango. El autor confeso del crimen, Felipe Ardanza, fue condenado por asesinato con alevosía, con agravante de parentesco y atenuante de reparación de daño, maltrato habitual y vulneración de la orden de alejamiento.
Además de la pena de cárcel, el acusado también ha sido condenado a permanecer alejado a 500 metros de distancia de los dos hijos de la víctima durante veinte años. Felipe Ardanza mató a su ex pareja de varias cuchilladas en presencia de los pequeños.

1 comentario:

Itziar Abad dijo...

En la última reunión hablamos sobre la necesidad de visibilizar las condenas que reciben los maltratadores y asesinos en los medios de comunicación por los motivos que ha apuntado June. Sin embargo, por lo que dijísteis, no siempre es fácil acceder a esa información. Sabéis por qué vía habrá llegado en esta ocasión?