9 mar. 2009

¡FEMINISMO PARA TODAS!

Subo al blog un reportaje que, a mi modo de ver, es un merecido ‘homenaje de 8 de marzo’ a todas las mujeres que pertenecen a las asociaciones socioculturales y que siempre quedan malparadas cuando alguna feminista se siente con autoridad moral para sacar el ‘feministómetro’. Está escrito por nuestra compañera June Fernández y publicado por El País el pasado 7 de marzo.

El reportaje es muy político e incide en todo momento en que a las mujeres organizadas en torno a este tipo de asociaciones se les tiene que reconocer el papel que juegan en la sociedad. También hace hincapié en que estas asociaciones no son meras gestoras de talleres y de cursos, sino vías de empoderamiento para quienes participan en ellas.

El título ‘El feminismo también se aprende’ me parece bueno porque reduce al ‘querer es poder’ el miedo o la desconfianza que aún hoy rodean al feminismo. Además, deja implícita la invitación a acercarse a él como algo digno de ser aprendido.

El reportaje recoge citas de todas las partes implicadas: Emakunde a través de la formadora Neus Albertos, Kazetarion Berdinsarea y una asociación de mujeres, Escribe y Lee. La periodista colabora a desmontar estereotipos al elegir a esta asociación, que es sociocultural y que, sin embargo, nada tiene que ver con la idea preconcebida de los talleres de manualidades.

Finalmente, me gustaría subrayar la claridad con la que se comunican -e instalan- términos propios de las políticas de igualdad, como ‘empoderar’, ‘hacer feminismo’, ‘espacio público’, cuidadanía de mujeres’. Se nombran, se explican, se entienden y ahí quedan.

La foto también es muy adecuada, pues muestra a las mujeres manifestándose, haciendo uso del espacio público para reivindicar sus derechos (en este caso, el de no ser agredidas). Me ha gustado también porque no es la mani ‘principal’ del 8 de marzo, que organizan plataformas de reflexión feminista, sino una llevada a cabo en Santutxu y, posiblemente, convocada por la asociación sociocultural Bagabiltza, que tiene sede en ese barrio bilbaíno.



REPORTAJE
El feminismo también se aprende
Emakunde asesora a 80 asociaciones de mujeres para que defiendan mejor la igualdad - El proyecto continuará con talleres a lo largo de tres años
JUNE FERNÁNDEZ - Bilbao - 07/03/2009
En un reciente encuentro feminista, una asistente cuestionó que "las del macramé" participen en el diseño de políticas de igualdad. Las demás entendieron al instante a quienes se refería: a esas asociaciones socioculturales en las que las mujeres comparten experiencias y realizan diversas actividades de tiempo libre. La expresión alertó a muchas sobre el riesgo de que incluso quienes defienden los derechos de las mujeres terminen prejuzgándolas y etiquetándolas. Ese episodio es sólo una muestra de la imagen estereotipada que tiene la sociedad de unos colectivos que permiten a miles de amas de casa, jubiladas, viudas y otro tipo de mujeres combatir el aislamiento, ganar en autonomía y participar en la sociedad.

Conscientes de ello, las asociaciones socioculturales de Vizcaya han solicitado a Emakunde recibir formación en materia de género y comunicación, a fin de difundir mejor sus aportaciones y lograr un mayor reconocimiento social. El proyecto arrancó el pasado jueves en Bilbao con una jornada a la que acudieron 80 representantes de asociaciones que engloban a cerca de 2.000 mujeres.

"A menudo salen [en los medios de comunicación] como grupos que ocupan el tiempo libre haciendo manualidades. En vez de limitarse a describir actividades, conviene destacar aspectos como el salto del hogar a los espacios públicos que supone para muchas participar en una asociación", recomienda Itziar Abad, integrante de la red de periodistas a favor de la igualdad Kazetarion Berdinsarea, quien ofreció la ponencia principal.

El programa continuará con una serie de talleres ( 220 horas en tres años) impartidos por la formadora en feminismo Neus Albertos. Las asistentes transmitirán después lo aprendido a sus compañeras para extender la formación a todo el movimiento. Tienen las ideas claras y mucho que aportar, pero carencias como la de no manejar el léxico relacionado con las políticas de igualdad les resta seguridad. "Se trata de que cuando acudan a un congreso o se reúnan con periodistas o instituciones sepan de qué se está hablando y estén en igualdad de condiciones", explica Albertos.
Muchas no saben qué significa empoderarse, concepto utilizado por el feminismo para resumir el proceso de emancipación femenina, pero son el mejor ejemplo. "Están desarrollando sus derechos y la ciudadanía de las mujeres. Aunque muchas no lo sepan, eso es hacer feminismo", concluye la formadora. Además, espera que el curso sirva para acercarlas al pensamiento feminista y eliminar así "recelos mutuos que nos dividen".
Marijo Biurrun, fundadora de la Asociación Escribe y Lee, es una de las participantes en el programa de formación. Unas 120 mujeres y 30 hombres toman parte en su organización con el objetivo de promover la igualdad de sexos a través de la literatura. Llevan diez años montando actividades como talleres literarios, recitales de poesía y la publicación de una revista "para contagiar el amor por la lectura, que promueve la reflexión y crea pensamiento". Pero, sobre todo, explica esta maestra y bibliotecaria jubilada, participar en una asociación como la suya "ayuda a las mujeres a reconocer su valía personal y poder inicidir en la sociedad". Espera que la iniciativa de Emakunde le sirva para enriquecer su vida.

No hay comentarios: